Facebook atenta contra sus usuarios

 

cd741f134_a  

 

Los términos de uso de Facebook se han modificado para añadir una pequeña pero importantísima cláusula que hace que, aunque borres tu cuenta, puedan mantener la información que hayas subido.

Previamente a esa cláusula, al aceptar la licencia de uso ya se cedían los derechos de los contenidos publicados en Facebook a esta red social. Teóricamente podrían reutilizar tus fotos para, por ejemplo, realizar anuncios o publicidad.

La nueva cláusula les autoriza a conservar cualquier información que se haya subido, aún cuando la persona decida darse de baja: “Podrás eliminar tu contenido del sitio web en cualquier momento. Si eliges eliminar tu contenido, la licencia otorgada anteriormente expirará de forma automática, sin embargo reconoces que la empresa pueda mantener copias archivadas de estos contenidos”. Increíble.

Además, también te comprometes a que la resolución de conflictos con Facebook se haga forzosamente mediante un mecanismo de arbitraje elegido por ellos, lo que es totalmente favorable a la empresa (tanto que entre un 94%-96% de las veces son quienes ganan el arbitraje, y hace que no puedas recurrir a la vía judicial).

Podemos ser invisibles, los científicos dicen que sí

Científicos estadounidenses de la Universidad de California en Berkeley crearon un material que hace desaparecer objetos en 3D, parece una broma pero no lo es, al parecer se trata de un material que desvía la luz alrededor de un objeto, lo cual da como resultado apariencia invisible.

El metamaterial fue creado una escala de millonésimas de centímetro. Explican los expertos que como no se absorbe la luz en el objeto entonces solo puede verse la luz que está detrás de el.

Es un descubrimiento asombroso, pero: ¿está preparado el mundo para esto?, creo que si esto llegase al usuario común solo habrían más problemas en nuestra sociedad, más robos, violaciones, secuestros y por supuesto las guerras serían más sucias y peligrosas.

¿Que opinan ustedes?

La verdad sobre el Monstruo de Montauk

Cuando la semana pasada emergió la primera imagen del hoy llamado “monstruo de Montauk”, nos mostramos -como siempre- escépticos. Finalmente, luego de pasado un poco el furor, resultó ser que, aunque el animal aún no ha sido identificado, se confirmó -con nuevas imágenes- que no tiene pico, como muchos suponían. Y que no, no es un monstruo del espacio exterior, ni un chupacabras, ni mucho menos un demonio. ¿Hacía falta aclararlo?

El monstruo de Montauk (sin pico). Fotografiado por Christina Pampalone.

… resultó ser que la imagen de Jenna Hewitt (en la que parece que el animal tiene un pico) no era la única. Christina Pampalone había sacado fotografías de la bestia, incluso antes que Hewitt. Como se puede ver en la imagen arriba, el pico no es tal. Parece, más que nada, un hocico en estado de putrefacción, un cartílago.

El ángulo de la primera imagen (la de Hewitt) nos hacía creer otra cosa.

Lo serio del asunto no es esto, que no pasa lo anecdótico. Sino que Christina advirtió a todos aquellos que se unieron al furor del monstruo de Montauk que ella contaba con otras fotografías, más esclarecedoras. Pero a nadie le importó. Recién ahora (casi una semana más tarde) las imágenes de Pampalone se muestran en la red. Pero, esta vez, no han sido recogidas por muchos de los “medios serios” que la reportaron con anterioridad (tan adversos como se los conoce al “mea culpa”).

Otra de las imágenes de Christina Pampalone.

Comparativa: Sin pico – Con picoEl animal de las fotografías (el monstruo de Montauk) aún continúa sin ser identificado. Varios testigos afirman haberlo visto con vida y que no era muy diferente a un cerdo, solo que de aspecto un poco más feroz. La misma Pampalone, la primera en sacar las fotografías y testigo presencial, no creyó que todo fuera merecedor de tanta atención. Le sacó fotografías porque, según sus palabras, “mirando a las garras, y a los dientes en el frente, lucía como si fuera algo más, algo feroz.” Su primera impresión fue creer que era un perro muerto. Y la verdad debe estar por ahí. Sea lo que sea, definitivamente no es un monstruo, ni un chupacabras, ni mucho menos un mutante escapado de una instalación militar. La cobertura mediatica fue muy similar a la del caso de Jeff Peckman. Muy poco seria.

Nosotros apostamos a que es un perro cuyo proceso de descomposición fue alterado por las sales del océano. Luce tan hinchado por haber estado a la deriva durante vaya uno a saber cuánto tiempo. El “pico” no es más que el cartílago del hocico. Incluso nos aventuramos a decir la raza: un pitbull, como afirman muchos que están en contacto con la realidad. Se aceptan teorías y debate en los comentarios (salvo que sean como los de este otro post).

Enlaces Fuente original: Gawker